El empresario brasileño Roberto Medina estudia lanzar una especie de "hijo" de su gran festival de música, el Rock in Rio, centrado exclusivamente en la música electrónica y que, tras su paso por Brasil en 2015, iría después a Madrid, Lisboa y Argentina.

Así lo ha anunciado en conversación con Efe al hilo del éxito de convocatoria de la primera jornada electrónica que acogió la última edición de Rock in Rio Madrid, la más alta de sus cuatro jornadas con 61.000 personas que bailaron al son de los DJ David Guetta, Martin Solveig y Pete Tong, entre otros.

"Estoy superilusionado con esto, sería como un hijo de Rock in Rio, que sin duda también estará en Madrid. Empezaría en 2015 en Río de Janeiro y después se exportaría a Madrid, Lisboa y Argentina", ha señalado Medina, que dice que el proyecto está "muy avanzado desde el punto de vista conceptual", aunque aún carece de nombre.

Para ello, explica, se utilizarían las distintas infraestructuras que ya hay creadas en las distintas Ciudades del Rock repartidas en las franquicias de Rock in Rio, pero con un entorno distinto y "una escenografía increíble".

Hasta que eso cristalice, el empresario está centrado actualmente en los preparativos de las próximas ediciones del llamado "festival de festivales", que en septiembre de 2014 se celebrará tanto en Río de Janeiro como en Buenos Aires, sede que estrenará así su primera edición.