Al menos seis insurgentes y un soldado paquistaní murieron en un choque armado en la zona tribal de Orakzai, en el conflictivo noroeste de Pakistán, informó hoy a Efe una fuente militar.

La escaramuza se produjo ayer a última hora, cuando las fuerzas de seguridad atacaron un refugio de la insurgencia cerca del área de Dabori y el combate provocó "decenas de heridos", según un miembro de la guardia fronteriza paquistaní.

En las últimas semanas ha habido numerosos choques entre las fuerzas gubernamentales y las milicias armadas integristas que abundan en la zona, especialmente en Dabori

Hace una semana, las fuerzas de seguridad afirmaron haber matado a catorce insurgentes en una operación llevada a cabo en Orakzai, mientras que el mes pasado al menos nueve milicianos murieron por un bombardeo de las Fuerzas Aéreas.

Desde finales del año pasado, el Ejército paquistaní pugna con los integristas por el control del estratégico triángulo formado por las zonas tribales de Orakzai, Khyber y Kurram, que dan entrada a Afganistán y a bastiones talibanes paquistaníes situados más al sur.

El pasado junio, la insurgencia dio un importante golpe en la guerra que mantiene con las autoridades y consiguió controlar por completo el valle de Tirah, en Kurram, una zona clave ya que es un paso natural desde el noroeste de Pakistán a Afganistán.

Los combates entre las fuerzas de seguridad y los grupos islamistas armados son constantes y las ofensivas gubernamentales de este año han provocado una marea de refugiados que, según fuentes del ámbito humanitario, ronda el medio millón de personas.