El presidente del Banco Central Europeo ha prometido hacer "lo que sea necesario" para salvar el euro. Los mercados quieren saber exactamente qué quiso decir Mario Draghi.

No está claro cuánto Draghi va a poder añadir a sus declaraciones de la semana pasada en su conferencia del jueves, que se realiza después de la reunión mensual del banco para fijar tasas de interés.

Draghi ciertamente va a recibir preguntas sobre qué puede hacer el BCE para intervenir en los mercados de bonos y rebajar los altos costos de préstamo que están amenazando a gobiernos fuertemente endeudados como España e Italia con el colapso financiero.

Draghi creó grandes expectativas la semana pasada de que la banca central de los 17 países que usan el euro pudiera reanudar sus compras de bonos gubernamentales al decir que altas tasas de préstamos estaban "dentro de nuestro mandato" bajo ciertas circunstancias.

Tasas excesivamente altas obligaron a Grecia, Irlanda y Portugal a aceptar paquetes de rescate de los otros países de la eurozona para poder seguir pagando sus deudas, y Grecia tuvo que pedir a sus acreedores que perdonasen 107.000 millones de euros (131.590 millones de dólares) en pagos. Italia y España, que han tenido que vender constantemente nuevos bonos para pagar los viejos que están a punto de madurar, están ahora bajo presiones similares. Pero si estos países — la tercera y cuarta economías del bloque — se ven fuera de los mercados de bonos a causa de las altas tasas, los recursos de la eurozona pudieran verse extremamente presionados si es necesario un rescate.

Analistas piensan que el BCE probablemente va a dejar su principal tasa de interés — la tasa que cobra a bancos para préstamos, que influye en otras tasas en la economía — sin cambios, en 0,75%. la mayoría del foco estará por ello en el mercado de bonos gubernamentales.

"En medio de las grandes expectativas, es improbable que Draghi vaya a presentarse ante el público con las manos vacías", dijo el analista Christoph Balz de Commerzbank en una nota a los inversionistas.