Clemilda Fernandes Silva no pudo cumplir la meta de subir al podio, pero se mostró orgullosa de ser la única latinoamericana en la contienda y de ubicarse en el 18vo puesto entre la elite de la contrarreloj individual del ciclismo en los Juegos Olímpicos de Londres.

"Me había prometido luchar para llevar otra medalla a la familia. No pude, pero sé que ellos están orgullosos de mí", dijo a la prensa Fernandes Silva, de 33 años.

La brasileña comenzó en el ciclismo a los 17 años, por la insistencia de su hermano Neilson, ciclista semiprofesional, y de su hermana Janildes, medallista de bronce en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999 y Santo Domingo 2003. Janildes quedó eliminada de la prueba de ruta de Londres tras sufrir una aparatosa caída.

Clemilda no se amarga por el resultado y dice que al mirar atrás se siente satisfecha.

"Quedé a (unos) 50 segundos de la favorita (Marianne Vos)", así las cosas, en desempeño "estoy en positivo", destacó.

La sudamericana tuvo un registro de 41 minutos, 25.39 minutos, a 3:50 minutos de la ganadora, mientras Vos, que ganó el oro el sábado en la prueba de ruta, terminó la contrarreloj en la 16ta. posición con un tiempo de 40:40.75 (+3:06).

El oro se lo llevó la estadounidense Kristin Armstrong (37:34.82), la plata fue para la alemana Judith Arndt (+15 segundos) y el bronce para la rusa Olga Zabeliskaya (+22).

Fernandes Silva fue la única latinoamericana clasificada a la prueba de 29 kilómetros contrarreloj, que comenzó y terminó en el Palacio de la Corte de Hampton.

"Esta vez administré mejor mi fuerza, (lo contrario) en la ruta", en la que "dejé el pelotón muy pronto", comentó, respecto de su ubicación en el 23er puesto.

Sobre su futuro inmediato, Clemilda afirmó que está abierta "a todo lo que venga. No le temo al futuro y siempre me pongo nuevos retos".

Cuando comenzó en el ciclismo, compartía su tiempo trabajando como vendedora en una empresa familiar. Su madre fabricaba y vendía productos de limpieza. Después trabajó por tres años en una industria de transformadores de alta tensión.

"Soy una luchadora, cuando comencé muy pocos me daban crédito y aquí estoy en unos juegos olímpicos. Me gané el respeto con buenos resultados y espero tener buenos resultados para seguir en competencia", sentenció.