Las ventas del grupo Chrysler aumentaron un 13 % en julio, en relación con el mismo mes del año anterior, y llegaron al nivel más alto desde 2007, informó hoy la empresa.

El mes pasado, Chrysler vendió 126.800 unidades y la firma señaló que el aumento de ventas respondió principalmente a la popularidad de dos de sus modelos que establecieron récords en julio: el sedán mediano Chrysler 200 y el Dodge Journey, un vehículo que combina características de los automotores familiares y los todo terreno.

Las ventas del Journey crecieron un 69 % en comparación con julio de 2011, el mayor incremento mensual en cualquier modelo de Chrysler en ese mes.