La Policía somalí mató hoy a dos terroristas suicidas a la entrada de una reunión de la Asamblea Nacional Constituyente en Mogadiscio, que debate la aprobación de una Constitución provisional para el país africano, en conflicto permanente desde 1991.

El oficial de la Policía somalí Mohamed Ali aseguró hoy a Efe que los agentes de seguridad dispararon contra los dos terroristas, cuyas cargas hicieron explosión, lo que acabó con sus vidas e hirió a tres policías.

"Los atacantes querían entrar a la reunión (de la Asamblea Nacional Constituyente, en ese momento ya dentro del edificio), pero nuestras tropas dispararon y ellos explotaron", indicó Ali.

La Asamblea se encuentra reunida hoy en la capital somalí para tratar de aprobar la Constitución provisional, lo que supondría un paso más hacia el fin de la transición en ese país del Cuerno de África, que debería concluir el próximo 20 de agosto con el nombramiento de un nuevo presidente.

Por el momento, ningún grupo se ha responsabilizado del ataque, aunque todo apunta a la milicia fundamentalista radical somalí Al Shabab, que a pesar de haberse retirado del frente de Mogadiscio el pasado mes de agosto, sigue cometiendo atentados en la capital contra miembros del Gobierno transitorio y sus tropas.

Los radicales, que el pasado febrero anunciaron su unión formal con la red terrorista Al Qaeda, combaten desde 2006 al Gobierno Federal de Transición somalí y a las fuerzas multinacionales de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.