La ciclista estadounidense Kristin Armstrong reeditó hoy en Londres 2012 la medalla de oro en la contrarreloj que ya había logrado hace cuatro años, en Pekín 2008, al cruzar la meta con mejor tiempo que la alemana Judith Arndt, plata, y la rusa Olga Zabelinskaya, bronce.

Armstrong, que tomó la salida de una prueba de 29 kilómetros en la última posición, partía como principal favorita a pesar de que se vio involucrada el sábado en una caída en la prueba en ruta, y cruzó la meta con un tiempo de 37 minutos y 34 segundos tras haber sido la primera en los dos puntos de control establecidos en el recorrido.

La doble campeona olímpica, de 37 años, volvió a la alta competición con el objetivo de reeditar el éxito de Pekín tras anunciar su retirada en 2009, después del nacimiento de su primer hijo.

Arndt fue de menos a más en el día de hoy y, tras pasar quinta por el kilómetro 9,1 de un recorrido con apenas desnivel, recuperó terreno más tarde para terminar segunda con quince segundos de desventaja.

La sorpresa de la jornada la dio Zabelinskaya, que no entraba en las apuestas de la jornada y que firmó un tiempo de 37 minutos y 57 segundos para alzarse con el bronce.

Por contra, la holandesa Marianne Vos, que aspiraba a firmar un doblete histórico tras ganar el oro en ruta en la prueba olímpica del sábado, quedó relegada al puesto número 16, con más de cuatro minutos de retraso en la línea de meta: 40 minutos y 40 segundos fue su tiempo final.

Dos puestos por detrás se situó la brasileña Clemilda Fernandes, que tras sufrir dos caídas el sábado avanzó varios puestos en la contrarreloj de hoy, desde el 24 en el que partió, y paró el cronómetro en 41 minutos y 25 segundos.