Un fiscal colombiano pidió hoy a sus pares ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que evalúen la posibilidad de investigar a varios altos mandos militares y policiales por supuestos nexos con un narcotraficante extraditado a Estados Unidos.

En el posible proceso también pueden entrar un antiguo titular de la Fiscalía General y un excongresista, cuyos nombres y los de los mandos aparecen en un documento en el que "Chupeta", alias de Juan Carlos Ramírez Abadía, identifica a supuestos colaboradores suyos.

Una fuente de la entidad judicial en la capital colombiana informó a Efe que la solicitud fue formalizada por un fiscal de la Unidad Nacional de Unidad Nacional Antinarcóticos e Interdicción Marítima (Unaim).

Este investigador lo hizo ante la unidad de fiscales delegados ante la CSJ, que son los competentes para investigar a cargos del Estado con fuero, que es el caso de los mandos militares y los otros altos funcionarios mencionados por Ramírez.

El narcotraficante, capturado en Brasil en 2007 y extraditado a Estados Unidos en 2008, dejó escrito un documento en el que relaciona a personajes que estuvieron en su nómina paga de colaboradores.

El contenido parcial del mensaje, que llegó a manos de investigadores de la Fiscalía, fue divulgado a comienzos del pasado julio por medios periodísticos locales.

En la relación aparecen los nombres de los generales Daniel Castiblanco, Gabriel Ramón Díaz, Jaime Calderón Valenzuela, Jorge Ardila Silva, Luis Felipe Paredes Cadena y Leonardo Gómez Vergara, el primero de la Policía y los otros del Ejercito, así como el almirante Carlos Humberto Pineda Gallo.

El almirante ecuatoriano Ernesto Arias Lara también está en la lista de supuestos colaboradores de Ramírez.

Asimismo, en la lista aparecen el exfiscal general y exembajador en México Luis Camilo Osorio y el excongresista Carlos Alonso Lucio.

La fuente de la Fiscalía explicó que el investigador del grupo de delegados ante la CSJ que sea designado para evaluar el caso será quien decida si "hay méritos para abrir la investigación" y "llama o no a declarar a los implicados".

En Colombia, las investigaciones judiciales contra funcionarios con fuero las sigue la Fiscalía General y el juicio lo asume la CSJ.

El narcotraficante Ramírez perteneció al antiguo cartel de la cocaína del norte del departamento del Valle del Cauca, del que es capital Cali, y su paradero fue un misterio hasta 2007, cuando las autoridades brasileñas lo capturaron en la ciudad de Sao Paulo.

El colombiano, que había cambiado su fisonomía con cirugías plásticas, llevaba allí una vida de próspero empresario.