La familia del fallecido disidente Oswaldo Payá expresó dudas el martes acerca de la versión oficial sobre el accidente de tránsito en el cual perdió la vida y pidió que se aclaren los hechos.

"No voy a acusar a nadie, ni que estoy buscando culpables. Sencillamente quiero que se me aclare más sobre los hechos", dijo la viuda de Payá, Ofelia Acevedo, en una conferencia de prensa.

Payá falleció el 22 de julio en las cercanías de Bayamo, a unos 800 kilómetros al oriente de la capital, cuando el vehículo en el cual viajaba con su compatriota Harold Cepero, el español Angel Carromero y el sueco Jens Aron Modig se estrelló contra un árbol.

Cepero también murió, en tanto Carromero y Modig sufrieron heridas leves.

Esta semana las autoridades imputaron de homicidio a Carromero, dirigente juvenil del Partido Popular, y dejaron viajar al su país a Modig, miembro de la democracia cristiana sueca.

Ambos declararon — en un video Carromero y en persona Modig — que no había un segundo automóvil, ni fueron golpeados intencionalmente para sacarlos de la vía como difundieron algunos disidentes.

"No aceptamos la explicación del hecho transmitida por la televisión. La presentan los mismos órganos de la seguridad de Estado del gobierno que lo han amenazado con matar múltiples veces a través de sus agentes todos estos años", dijo Acevedo.

Modig reconoció que viajaron a Cuba como turistas pero para realizar actividades políticas, se reunieron con Payá y le entregaron dinero para actividades opositoras.

Cuba no reconoce como opositores a los disidentes, a quienes acusan de ser orientados y pagados por grupos de intereses de Estados Unidos y Europa.

La hija del disidente fallecido, Rosa María Payá, también se mostró dudosa. "Reitero que responsabilizo al gobierno por la integridad física de los miembros de mi familia", expresó.