El estado alemán Renania-Palatinado liberó 312 millones de dólares para respaldar un préstamo al histórico circuito de Nürburgring, que enfrenta serios problemas financieros.

La comisión presupuestal del estado aprobó la medida el miércoles de forma que la pista pueda pagar un préstamo de 406 millones de dólares y se mantenga a flote.

El circuito, sede del Gran Premio de Alemania de la Fórmula Uno cada dos años, inició los trámites la semana pasada para declarar su insolvencia. Nürburgring y Hockenheim se alternan cada año en la organización de la carrera.

Los problemas de Nürburgring y la cada vez mayor participación financiera del gobierno local encaminada a rescatar la pista se han convertido en un dolor de cabeza para el gobernador estatal Kurt Beck, que respaldó los esfuerzos para convertir al circuito en una destacada atracción turística con la construcción de un parque temático, fuente de la enorme deuda.

Beck, del opositor Partido Socialdemócrata, le aseguró repetidas veces a los electores que no tendrían que cargar con el costo de la deuda por la remodelación del circuito. El gobernador rechazó el miércoles las exhortaciones para que renuncie.