La cantante de country Taylor Swift y uno de los nietos de Robert Kennedy, Conor, han iniciado una relación sentimental auspiciada por la abuela del joven, Ethel Kennedy, quien está fascinada por el talento musical de la joven, según publica hoy el diario New York Post.

"Conor la considera su novia, no sólo una amiga o alguien con quien sale", afirmó una fuente cercana al joven miembro del clan Kennedy, de 18 años, según ese rotativo.

Ambos se conocieron el pasado 4 de julio y ahora están "encaprichados" el uno con el otro, asegura su entorno.

La cantante, de 22 años y ganadora de seis premios Grammy, fue invitada por la viuda de Robert Kennedy a pasar el pasado fin de semana en la casa de la familia en Cape Cod (Massachusetts), donde se la vio "muy relajada y feliz", leyendo revistas con Conor en el césped y maquillando a algunas de las pequeñas Kennedy.

Ethel Kennedy, de 83 años, está desde hace un año "fascinada" por las melodías de Swift y se enteró, leyendo un artículo de la revista The New Yorker, de que la cantautora acostumbra a ver documentales de su legendaria familia cuando está de gira y ha leído un libro de 900 páginas sobre las mujeres de esta dinastía política.

"Estoy obsesionada con la historia de John Fitzgerald Kennedy y de Robert Francis Kennedy", confesó Swift a la revista en aquella ocasión, en referencia a los dos hermanos, el primero presidente de EE.UU. y el segundo fiscal general y luego senador, que fueron asesinados en 1963 y 1968, respectivamente.

A raíz de esto, la artista y la viuda de Robert Kennedy se hicieron amigas, hasta el punto de que Swift la acompañó el pasado enero en la alfombra roja durante el estreno del documental "Ethel".

Ahora, la cantante parece dispuesta a vivir su particular "Love Story", como reza el título de uno de sus temas más afamados, con el joven Kennedy, quien, según fuentes cercanas, desde "hace dos semanas está enamorado".

Según el entorno del joven, éste cuenta con el beneplácito de sus parientes.

Las mismas fuentes revelaron que el clan cree que esta relación es "genial, ya que cualquier cosa positiva asociada con una chica como Swift, que es toda una estadounidense, no puede hacer ningún daño".