El Gobierno de EE.UU. dijo hoy que no descarta la posibilidad de presentar una queja bajo el Artículo 84 de la Convención de Chicago, para evitar la aplicación unilateral del polémico sistema de comercio de emisiones europeo (ETS, por su sigla en inglés) contra aerolíneas extranjeras.

"No hemos tomado una decisión sobre una posible acción bajo el Artículo 84. No tenemos nada sobre la mesa... no tenemos planes inmediatos de hacerlo pero eso siempre es una opción", dijo en una conferencia telefónica con periodistas un funcionario de alto rango del Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, que pidió el anonimato.

El mencionado artículo forma parte de la Convención de Chicago de 1944, que estableció mecanismos para la resolución de disputas entre los países miembros de la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO, por su sigla en inglés), cuando surgen quejas por violar "el principio cardenal de la soberanía de los Estados".

Por ahora, el Gobierno de EE.UU. prefiere explorar una solución consensuada y "global" a la disputa con la Unión Europea (UE) sobre el ETS.

En el peor de los casos, una queja formal bajo el Artículo 84 haría que los 27 miembros de la UE pierdan su derecho al voto en la ICAO, en el supuesto de que el Consejo de ese órgano emita un fallo en contra del ETS.

El funcionario ofreció un resumen de la reunión de dos días, concluida hoy en la sede del Departamento de Transporte de EE.UU., con otros 16 países que se oponen al ETS, que a partir de abril de 2013 exigiría a aerolíneas extranjeras no europeas pagar por emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Entre los principales críticos del ETS figuran EE.UU., Rusia, China e India, aunque el funcionario no precisó la lista total de países representados en el encuentro en Washington.

"La reunión confirmó, sin que sorprenda a nadie, una oposición muy sólida en contra de que el ETS se aplique a las aerolíneas extranjeras" y los 16 países representados coincidieron en la necesidad de "trabajar en una solución global", indicó.

Según el funcionario, existe una amplia gama de pasos concretos que las aerolíneas han tomado o piensan adoptar para reducir las emisiones tóxicas, incluyendo aviones y repuestos más eficientes, una mejor gestión de las operaciones de aviación comercial, y el uso de combustibles alternativos.

Agregó que las autoridades de Estados Unidos se han mantenido en contacto con sus pares de la UE para mantenerles al tanto de la reunión, aunque no precisó cuáles serían los siguientes pasos.

La reunión de dos días en Washington dio seguimiento a otra realizada en Moscú en febrero pasado. El próximo encuentro del Concejo de la ICAO está previsto para noviembre próximo.

El ETS afronta la oposición de las aerolíneas y de la mayoría de los líderes del Congreso de EE.UU., que consideran que ese sistema no es más que un impuesto unilateral de la UE que no garantiza una reducción en las emisiones de gases tóxicos.

En general, la Administración de Barack Obama se opone al ETS en particular porque considera que, si bien comparte el objetivo de ese régimen de comercio de emisiones, no es la forma más adecuada de lograrlo y puede dar pie a un "mosaico" de distintas leyes en vez de una "solución global".

El martes, el Comité de Comercio del Senado aprobó una legislación, que deberá someterse al voto del pleno de la Cámara Alta, que prohíbe a las aerolíneas estadounidenses participar en el ETS y exige la realización de una audiencia pública sobre el impacto de ese programa europeo.

Sin embargo, el Fondo de Defensa Ambiental (EDF, por su sigla en inglés) ha salido a la defensa del ETS al considerar que las aerolíneas tienen parte de responsabilidad por la contaminación ambiental en el planeta, y que el costo adicional de un boleto de avión es mínimo comparado con el beneficio.