El cubano Asley González quedó inconforme el miércoles con la medalla de plata que conquistó en la división de 90 kilos del judo olímpico.

El atleta de 22 años salió compungido, con una inconfundible expresión de dolor en el rostro después de perder la final ante el surcoreano Dae Nam Song en tiempo de prolongación, después que le empataron en el tiempo reglamentario.

"Estoy contento pero no satisfecho, pensaba lograr más", dijo el cubano tras la pelea, en la que lo sorprendió con una llave que lo dejó tendido de espaldas, para conquistar el punto de oro que le costó la final.

"Yo esperaba que me hiciera el movimiento hacia adelante, pero hizo el movimiento hacia atrás. Me sorprendió", reconoció González en un breve contacto con la prensa.

La sonrisa sólo apareció en el rostro del atleta cubano cuando salió a recibir la presea de plata acompañado de su verdugo Song y de los medallistas de bronce Masashi Nishiyama, de Japón, e Ilias Iliadis, de Grecia.

González llegó a las olimpiadas precedido de una medalla de plata en los Juegos Panamericanos de 2011 en Guadalajara y del bronce en el Mundial de Judo del año pasado en París.

También fue el primer cubano en 30 años en disputar una final de judo olímpico. González dijo saber de ese precedente, pero aún así insistió en que "pudo ser mejor".

Desde las medallas conquistadas el año pasado, el cubano reconoció que tuvo una superación importante de cara a los Juegos de Londres, pero dijo que aún le falta para acariciar el oro.

"Mejoré mucho en los entrenamientos, mejoré en las técnicas, he mejorado bastantes cosas (pero) me faltan muchas cosas para ser campeón", insistió.

Su entrenador Justo Noda, sin embargo, sí salió contento con el resultado y ya piensa en la proyección que tendrá González en el futuro.

"Nosotros como entrenadores sí estamos satisfechos, pensamos que Asley tiene 22 años nada más, y por la forma en que compitió con los que eliminó nos deja satisfechos", expresó Noda.

Agregó que "queríamos el oro, no vamos a decir que no, pero estamos satisfechos. De todas maneras pienso que fue un buen combate".

El propio González tiene los Juegos de Río de Janeiro en 2016 en su perspectiva, pero prefiere ir paso a paso.

"Primero voy a entrenar, prepararme bien, y después pensar en los próximos olímpicos. Voy a luchar por ello", sentenció.