Un teniente coronel activo del ejército quedó en detención preventiva el miércoles como presunto responsable del asesinato de un campesino que falsamente fue presentado por militares hace siete años como guerrillero muerto en combate, informó la Fiscalía.

La oficina de prensa del organismo investigador dijo que el teniente coronel Beismarck Salamanca Nempeque se presentó en la mañana del miércoles en la Fiscalía, donde agentes de la policía judicial hicieron efectiva la captura proferida en su contra por su presunta responsabilidad en el delito de homicidio agravado.

La orden de captura había sido librada por un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos.

Los hechos por los que está siendo investigado Salamanca, según la Fiscalía en una nota de prensa, ocurrieron el 4 de junio de 2005 en zona rural del municipio de Caldas, departamento de Antioquia y a unos 237 kilómetros del noroeste de Bogotá, donde militares "ultimaron en supuesto combate al particular Luis Bernardo Alvarez Correa".

Para la época del asesinato, el teniente coronel Salamanca tenía el grado de capitán, agregó el ente investigar en su comunicado.

Desde finales de 2008, cuando se denunció que algunas bajas de combatientes o criminales reportadas por los militares en realidad eran ejecuciones extrajudiciales de civiles, la Fiscalía General ha recibido denuncias de que más de 2.700 personas habrían sido víctimas de esta práctica que es conocida en Colombia como "falsos positivos".

Por casos similares de ejecuciones de civiles otros 39 integrantes de Agrupación de Fuerzas Especiales Urbanas (Afeur) del Ejército, al que estaba adscrito Salamanca, también son procesados.

Según estadísticas del organismo investigador, más de 1.000 militares han sido vinculados a investigaciones y procesos penales a estos procesos por ejecuciones.

En octubre de 2008, el entonces presidente Alvaro Uribe y el actual mandatario, Juan Manuel Santos, quien era ministro de Defensa al momento del escándalo de las ejecuciones extrajudiciales, destituyeron a 27 militares, entre ellos a tres generales, porque por acción u omisión habrían tenido alguna responsabilidad en estos hechos.