La ciclista brasileña Clemilda Fernandes, que hoy terminó decimoctava en la contrarreloj olímpica de Londres, afirmó tras la prueba que quiere estar lista para luchar por las medallas dentro de cuatro años, en los Juegos que se disputarán en Río de Janeiro.

"En 2016, en mi país, voy a luchar por la medalla", explicó a Efe Fernandes, que hoy fue la primera de las 24 corredoras en tomar la salida de una prueba de 29 kilómetros al suroeste de la capital británica, y que paró el cronómetro en la meta 41 minutos y 25 segundos después.

La corredora brasileña señaló que todavía le falta "algo de experiencia en la contrarreloj" y afirmó que llegaba a los Juegos con la expectativa de hacer un buen papel en la prueba en ruta, un objetivo que se vio truncado por las dos caídas que sufrió en la carretera el pasado sábado.

"Luché por hacerlo bien en ruta, pero tuve mala fortuna por esas dos caídas. Al inicio de la montaña sufrí para alcanzar al grupo", sostuvo la brasileña.

"El ciclismo en mi país está creciendo mucho y pretendemos hacerlo bien de cara a los próximos Juegos, dentro de cuatro años", apuntó la corredora, que juzgó la experiencia de Londres 2012, sus segundos Juegos Olímpicos, como "un sueño".

Fernandes dijo que la experiencia de participar en una cita olímpica y de vivir en la Villa de los Atletas ha resultado "muy buena" para ella.

"En la Villa Olímpica es maravilloso vivir porque están todos los fenómenos del mundo. Michael Phelps, de natación, pero también nuestros jugadores de fútbol, como Neymar y nadadores brasileños como Thiago Pereira", narró la ciclista.