China barrió de nuevo en clavados sincronizados en los Juegos Olímpicos, al ganar el miércoles en el salto desde trampolín de tres metros para quedarse a mitad de una barrida en la competición.

Qin Kai y Luo Yutong dominaron las seis rondas de la final, totalizando 477 puntos. Fue el segunto título olímpico consecutivo para Qin, quien ganó la misma prueba en Beijing con otro compañero.

La plata fue para la pareja rusa formada por Ilya Zakharov y Evgeny Kuznetsov, mientras que el bronce fue para los estadounidenses Kristian Ipsen y Troy Dumais.

Los mexicanos Yahel Castillo y Julián Sánchez terminaron séptimos.