Un grupo de catedráticos venezolanos pidió hoy al Gobierno del presidente Hugo Chávez que desista de su empeño de sacar a Venezuela del Sistema Interamericano de justicia y pidió a la comunidad internacional interponer sus buenos oficios con ese fin.

"Le hacemos un llamado sincero y firme para que reconsidere su decisión (...) y convocamos a la comunidad internacional (...) a que interponga sus buenos oficios y lo urjan a no denunciar la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH)", dice un comunicado firmado por 68 catedráticos del derecho internacional de diversas universidades venezolanas, públicas y privadas.

El presidente venezolano anunció el 24 de julio su decisión de sacar a Venezuela de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), tres meses después de ratificar su intención de desligar al país de la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH).

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ya le pidió a Chávez, en una sentencia del 18 de diciembre de 2008, que denunciara la CADH, "con el pretexto de que viola la soberanía del país y usurpa funciones del Poder Judicial venezolano", recordó el comunicado de los catedráticos.

Tras leer el texto ante una veintena de los firmantes reunidos en el Palacio de las Academias, en el centro de Caracas, el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Central Enrique Sánchez dijo a Efe que estimaba que Chávez afronta "ciertas dificultades que le están impidiendo concretar su decisión".

"Una manifestación de que algunas dificultades ha encontrado es que la tiene anunciada hace mucho tiempo" y también que "constituyó un equipo" para que estudiara el asunto, destacó Sánchez, que se excusó de señalar las posibles causas de la demora.

Añadió que también "es posible" que Chávez haya recibido "alguna presión" en Brasil, donde este martes acudió al acto de ingreso de Venezuela como quinto socio del Mercado Común del Sur (Mercosur), por parte de sus colegas de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff, y Uruguay, José Mujica.

"La consecuencia natural de la denuncia de la CADH sería incorporar al país en algún otro instrumento internacional, pero la creación de uno no es algo que se pueda crear de la noche a la mañana", alertó Sánchez en alusión a la eventual instauración de un mecanismo similar dentro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), creada en diciembre pasado.

Hasta tanto, alertó Sánchez, "los venezolanos quedaríamos sin ningún sistema de protección internacional de derechos humanos".

El ministro venezolano de Exteriores, Nicolás Maduro, afirmó el pasado 25 de julio que la salida del Sistema Intermericano no supondrá una pérdida de garantías para los ciudadanos de su país porque, afirmó, "los venezolanos están protegidos por la Constitución más avanzada del mundo en materia de derechos humanos".

La decisión de sacar a Venezuela del Sistema Interamericano se vio reafirmada tras una reciente sentencia de la CorteIDH en el caso de un individuo acusado de terrorismo.

"Venezuela se retira de la CorteIDH por dignidad y la acusamos ante el mundo de ser indigna de llevar ese nombre de derechos humanos apoyando al terrorismo", dijo Chávez al aludir a un fallo a favor de Raúl Díaz, condenado en Venezuela de poner bombas en la embajada de España y el consulado de Colombia en Caracas en 2003.