Un tribunal federal dio a Chevron Corp. y Transocean Ltd. 30 días para suspender todas las operaciones de perforación y transporte petrolero en Brasil hasta que concluyan las investigaciones sobre dos derrames petroleros frente a las costas de Río de Janeiro.

El tribunal dijo en una declaración publicada el miércoles en su cibersitio que las dos empresas serán multada con 500 millones de reales (244 millones de dólares) cada una por cada día que no cumplan con la suspensión.

Unos 586.700 litros (155.000 galones) de petróleo crudo empezaron a filtrarse de grietas en el lecho oceánico en el sitio de un pozo exploratorio de Chevron en noviembre. Según la petrolera, se han filtrado unos 416.400 litros (110.000 galones) de petróleo.

Dos semanas después, la Agencia Nacional de Petróleo dijo que la filtración estaba controlada, pero en marzo, empezó a filtrarse petróleo nuevamente y Chevron suspendió voluntariamente la producción en el lugar.

"Dos accidentes ambientales en el lapso de sólo cuatro meses y la carencia del equipo necesario para identificar el origen de las filtraciones y contenerlas, muestra que ninguna de las dos compañías reúne las condiciones necesarias para operar los pozos de una manera segura a nivel ambiental", dijo el juez Ricardo Perlingeiro en su fallo.

Chevron dijo en una declaración vía correo electrónico que planea apelar la decisión del tribunal.

"Chevron Brasil confía que en todo momento actuó diligente y apropiadamente", decía el comunicado, en el que agregó que la "respuesta (de la compañía) ante el incidente fue implementada en concordancia con la ley, los estándares de la industria y en el tiempo apropiado. La fuente de las filtraciones fue contenida en cuatro días".

"Nosotros sostenemos que este caso no tiene méritos y reiteramos que los trabajadores de Transocean actuaron de manera rápida y responsable, siguiendo los más elevados estándares de la industria", dijo Transocean a través de un comunicado.

La directora de la Agencia Nacional de Petróleo Magda Chambriard dijo el mes pasado que el derrame de noviembre implicó unas 25 infracciones de seguridad por las cuales Chevron será multada con 50 millones de reales, alrededor de unos 25 millones de dólares, el máximo permitido por la ley brasileña.