El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, restó hoy importancia a las divergencias entre Israel y EEUU sobre el programa nuclear iraní, poco antes de comenzar una reunión con el secretario de Defensa, Leon Panetta, en Tel Aviv.

"Hay muchas cosas en común en la visión que tienen Israel y EEUU de la realidad, y tenemos mucho de lo que hablar y discutir porque los problemas en los alrededores son muchos e importantes", afirmó sin referirse explícitamente a Irán.

Panetta, que llegó a Tel Aviv ayer por la tarde, comenzó hoy con Barak su agenda de trabajo y a lo largo de la jornada se entrevistará en Jerusalén con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y con el presidente Simón Peres.

La visita está precedida de un pronunciado debate en Israel sobre la conveniencia de atacar las instalaciones nucleares de Irán sin el consentimiento de Washington, ataque al que, según los medios locales, se oponen los principales altos mandos del ejército y de los servicios secretos.

Anoche, en una entrevista no programada con el Canal 10 de la televisión israelí, Netanyahu aseguró que aún no ha tomado una decisión al respecto y que como en cualquier democracia también en Israel "los políticos toman las decisiones y los estamentos militares se limitan a llevarlas a cabo".

Recordó que cuando el entonces primer ministro Menajem Beguin decidió atacar el reactor nuclear iraquí, en 1981, también el jefe del Mosad y de la Inteligencia militar se opusieron a la decisión que, sin embargo, se ejecutó.

Un comunicado de las Fuerzas Armadas estadounidenses, fechado en Tel Aviv, destaca que el asunto de Irán centrará la agenda del secretario de Defensa.

Los líderes israelíes y americanos "continúan trabajando juntos en los esfuerzos para que Irán no alcance el punto (de no retorno) en el desarrollo de armas nucleares", dice la nota al citar a Panetta.

En los últimos días los principales medios locales aseguran que el secretario de Estado pedirá a Israel más tiempo, hasta año y medio, para lograr una solución negociada con Irán y que en sus entrevistas de hoy expondrá a Netanyahu y Barak los planes de guerra estadounidenses para el caso de que Teherán no acepte las demandas internacionales.

Las autoridades israelíes consideran que tanto las sanciones como las negociaciones que se llevan a cabo con el grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) han fracasado y que Irán no ha puesto límite a su programa, como le exige Occidente.

En la nota Panetta desmiente que ambas partes vayan a "intercambiar" planes de guerra, y aclara que lo que se está discutiendo son "las distintas contingencias" que puedan surgir y "cómo responderemos".

"No hablamos de planes militares específicos. Seguimos aplicando varias opciones en ese tema pero las discusiones que tendré en Israel están (destinadas) a valorar la amenaza a la que nos enfrentamos y a compartir información e inteligencia", aseguró.

Otros asuntos que ambas partes analizarán es la situación en Siria y las medidas que se pueden aplicar para impedir que las armas químicas y biológicas en su poder no salgan de las bases en las que se encuentran.