La reconocida red social Facebook volvió a ser noticia recientemente en los mercados financieros del mundo y parece seguir decepcionando a los inversionistas porque no genera los resultados económicos esperados.

La semana pasada, Facebook presentó su primer informe de utilidades como compañía inscrita en bolsa y aunque mostró un aumento de sus ganancias de 32%, el número de usuarios se mantuvo sin grandes cambios y, según informó The New York Times, los inversionistas no están muy impresionados por los resultados.

El gran problema de una empresa como Facebook es que se ha generado demasiada expectativa sobre su valor. Facebook salió a bolsa con un valor de 38 dólares por acción y esto significó que el valor de la empresa superaba los 100.000 millones de dólares.

El valor en bolsa es un supuesto que hace el mercado con base en el potencial que tenga la empresa para producir un determinado nivel de ganancias, pero tarde o temprano el mercado exige que el supuesto se vuelva realidad y que la empresa produzca las utilidades que justifiquen ese valor bursátil.

Esto aún no ha sucedido y tal vez por ello el precio de la acción de Facebook ha caído cerca de 40% desde que salió a bolsa hace dos meses.

¿Será otra burbuja de Internet que explota? Ya el diario de negocios The Wall Street Journal mencionó en un artículo esta semana la palabra "burbuja" asociada a las empresas de Internet.

Y no está muy lejana en la memoria la burbuja de finales de los años 90 cuando se hablaba de empresas de miles de millones de dólares en valor y que luego desaparecieron. Aunque no se puede olvidar que muchas otras empresas perduraron y hoy son negocios muy sólidos como Google o Amazon.com, por solo mencionar un par.

En esta oportunidad Facebook, tampoco es la única cuyas acciones han estado bajando. Las acciones de Groupon, la empresa de cupones de descuento digitales, han caído cerca de 54% desde mayo. Y las de Zynga, la empresa de juegos a través de redes sociales, han caído 80% desde su nivel más alto en el último año.

Las acciones de empresas de un sector nuevo como el de Internet siempre ofrecerán más riesgos a los inversionistas pero a la vez es mayor el potencial de ganancia.

Lo que ningún inversionista puede perder de vista es que toda empresa debe mostrar un modelo de negocios en el que sea claro cómo y cuándo va a generar utilidades. Cuando ocurren estas llamadas "burbujas", algunos parecen olvidar lo básico de cualquier empresa, como es la generación de ganancias para justificar su valor en el mercado.