Mayores amenazas de seguridad por extremistas islámicos y la creciente influencia de China en África encabezan la agenda de una gira de 11 días que inicia el martes la secretaria de estado norteamericana por el continente.

La gira de Clinton la llevará al menos a seis países, incluyendo la nación más nueva del mundo, Sudán del Sur, además de Uganda, Kenya, Malawi y África del Sur.

El viaje comienza en Senegal, donde funcionarios estadounidenses dicen que Clinton va a dar un discurso advirtiendo a los estados africanos sobre los peligros potenciales de las inversiones chinas a costa de África. La secretaria de estado va a decir que un desarrollo apropiado reduciría el atractivo de grupos extremistas que están ganando poder en Nigeria y Malí y aún amenazan Somalia.

Sin mencionar a China por nombre, Clinton va a llamar a los líderes africanos a considerar cuidadosamente proyectos propuestos por países extranjeros que no demanden responsabilidad plena y pudieran alentar corrupción en perjuicio de la población de algunas de las naciones más pobres del mundo, de acuerdo con funcionarios que hablaron a condición de preservar el anonimato.

Estados Unidos se ha mostrado cada vez más preocupado por el creciente interés de China en África, resultado de su masiva demanda de energía y recursos naturales para alimentar su economía. Funcionarios estadounidenses, incluyendo Clinton, han expresado anteriormente profundas reservas de que China está explotando los recursos naturales de África sin preocupación por los derechos humanos y los principios democráticos.