Policías leales al depuesto presidente yemení Alí Abdula Salé asaltaron el martes el Ministerio del Interior, desatando enfrentamientos con otros agentes que dejaron por lo menos 10 muertos y heridos, según un funcionario de seguridad.

Agregó que el ataque siguió a una manifestación ocurrida frente al ministerio por los policías leales al ex mandatario, que renunció a principios de año tras un levantamiento popular. Posteriormente, a los manifestantes se sumaron tribeños partidarios de Salé, dijo el funcionario, que habló a condición del anonimato por no estar autorizado a hablar con los medios de comunicación.

Los manifestantes acusaron al gobierno de corrupción.

El incidente del martes resalta la inestabilidad en Yemen casi seis meses después de la expulsión de Salé. Ilustra la fidelidad de sus partidarios, muchos de los cuales siguen ocupando posiciones clave y alteran la tranquilidad en esta pobre nación árabe situada en el extremo meridional de la península arábiga.

El funcionario de seguridad dijo que el sobrino de Salé, Yahia Mohamed Abdula Salé, que encabeza las Fuerzas Centrales de Seguridad de la Policía, envió refuerzos para participar en la manifestación poco antes de ser asaltado el ministerio, encargado de la Policía y su edificio se encuentra en la carretera al aeropuerto.

Los policías leales a Salé seguían controlando el edificio horas después del asalto, así como las calles aledañas, dijo el funcionario.