La escuela de periodismo de la Universidad de Columbia de Nueva York otorgó el premio María Moors Cabot 2012 a periodistas que trabajan en la región latinoamericana y una mención especial al diario ecuatoriano El Universo por las investigaciones sobre corrupción en el país sudamericano.

Carlos Lauría, miembro del jurado de los premios y coordinador del programa de las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas, dijo a The Associated Press que los premios destacan "el compromiso muy grande de los galardonados con la región de América Latina".

Los ganadores de la 74a edición de los premios son Teodoro Petkoff, editor del diario Tal Cual de Venezuela; Bastenier, Miguel Angel Bastenier, columnista y editor del diario español El País y profesor de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano de Colombia; y y Juan Forero, corresponsal de América del Sur para The Washington Post y de la emisora pública estadounidense National Public Radio; y David Luhnow, jefe de la oficina de América Latina de The Wall Street Journal.

Los premios se entregarán el 25 de octubre en el campus de la universidad

Petkoff mostró su sorpresa por el premio, pero dijo en entrevista a la AP que está "sumamente contento".

Ex guerrillero comunista y ex ministro con el gobierno de Rafael Caldera (1994-1998), Petkoff empezó tardíamente su carrera como periodista, a los 66 años de edad. "Me ofrecieron la dirección del diario vespertino El Mundo y acepté", señaló.

Relató que "al final las presiones con el gobierno hicieron que me fuera porque no quería problemas para la gente del diario". Poco después lanzó el medio Tal Cual y que definió como un rotativo "seriamente irreverente" con el gobierno de Chávez.

Lauría remarcó la labor de Petkoff por su trabajo al frente "de unos de los diarios más críticos" al gobierno de Hugo Chávez.

Por otro lado, David Luhnow, hijo de padres estadounidenses pero nacido y criado en México, destacó el hecho que pueda mirar y hablar de América Latina para los lectores de The Wall Street Journal desde la doble cultura con la que ha se ha criado.

"América Latina es una región que muchas veces pasa desapercibida porque los eventos de Cercano Oriente o Europa o Estados Unidos son los que captan los titulares en el mundo", explicó Luhnow.

Algo, dijo, que lo ve en parte como una ventaja: "A mí me gusta el hecho que no haya tanta atención porque nos permite una cierta libertad para darnos el tiempo para hacer notas más profundas y entender lo que está pasando".

"Estuve cubriendo Irak en 2003 y Egipto el año pasado y fue una locura, tienes que cubrir cosas cada día y es más superficial", apuntó Luhnow.

Una de las temáticas que cubre Luhnow es la guerra del narcotráfico en México que califica como algo "muy triste" por las pérdidas "irreversibles" de los familiares de las víctimas.

"Es un tema agobiante como periodista porque podemos ver un poco de la realidad. Pero gran parte de la realidad también está escondida y en parte por el acoso a los periodistas mexicanos". "Es importante -añadió- hablar de esto y que los Estados Unidos reconozcan su papel en ello (el narcotráfico)".

Para Forero, es "un gran honor" ser premiado con el galardón Cabot. "Yo estudié en la Universidad de Columbia y entonces pensaba en que ojalá un día ganara este premio porque yo quería trabajar en América Latina".

Forero, nacido en Colombia y padre de colombianos, se trasladó con su familia a Estados Unidos cuando sólo tenía 5 años. Hace doce que el diario The New York Times le ofreció abrir la corresponsalía en Colombia, donde ahora trabaja para The Washington Post y National Public Radio y donde cubre, entre otras temáticas de la región, el conflicto armado que vive el país suramericano.

Lauría destacó, por ejemplo, la cobertura que aportan los corresponsales Luhnow y Forero sobre "temas sensibles" en la región donde la prensa local sufre la autocensura en temas como el narcotráfico en México y que definió de "enorme importancia".

El decano de la escuela de periodismo de la Universidad de Columbia, Nicholas Lemann, destacó en un comunicado que el "gran número de nominados de los premios de este año y la excelente calidad de nuestros ganadores habla de la valentía y la resistencia de la prensa de la región".

El jurado otorgó una mención especial al diario El Universo de Ecuador, recientemente en el punto de mira del gobierno de Rafael Correa, quien demandó al rotativo por un delito de difamación.

Lauría resaltó el caso del diario como el "más emblemático" en lo que denunció ser un "intento casi permanente del gobierno (de Ecuador) por utilizar leyes de difamación penal o civil para emprenderla contra la crítica o investigaciones sobre corrupción policial".