La actriz británica Emma Thompsom, que ha puesto voz a la reina Elinor en la película de animación "Brave", considera la independencia de Escocia "un sueño romántico que no tiene sentido en un mundo que debe derribar fronteras".

La última cinta de Disney se desarrolla en una Escocia medieval y mitológica y cuenta la historia de Merida, una joven y rebelde princesa apasionada del arco que se niega a seguir los designios que marca la tradición.

La ganadora de un Óscar por "Howards End", que pone su voz al personaje de la reina y madre de la protagonista, explicó en entrevista con Efe que para ella Escocia es "un sitio muy especial" al que se siente muy vinculada, ya que su madre es escocesa y ella tiene una casa allí donde pasa la mayor parte del año.

"Es increíble lo conseguida que está la película sobre todo por cómo se ha recreado el paisaje y la luz de Escocia, que están ahí con todos sus detalles y tonalidades", explicó la actriz londinense en español.

Al ser preguntada sobre la independencia de Escocia, la protagonista de "Peter's Friends" y "Love Actually" reconoció entender "el romanticismo y "la pasión" en la causa nacionalista.

"Hay que tener en cuenta que la relación entre Escocia e Inglaterra ha sido beligerante. Los ingleses hemos sido espantosos con los escoceses. Hay tantos casos de injusticia social, represión y superioridad que hace entendible el sentimiento nacionalista", explicó la actriz de 53 años.

Sin embargo, Thompson, una mujer conocida por su activismo en causas como los refugiados o el medio ambiente, explica que tiene "el corazón dividido" en la conveniencia de la independencia, sobre la que los escoceses votarán en un referéndum en 2014.

"Entiendo el instinto, pero me cuesta aceptarlo cuando todavía las fronteras siguen causando tantos problemas. ¿Por qué nos vamos a empeñar en construir una nueva frontera entre los seres humanos en un mundo cada vez más pequeño en el que seguimos intentando con dificultad convivir los unos con los otros?", apuntó.

Además de un acento escocés perfecto, la actriz ha aportado a su personaje su conocida expresividad, ya que además de doblar a los personajes de animación, estos son creados a raíz del movimiento corporal y los gestos de los actores.

Thompson explicó que durante el doblaje no solamente se usa la voz, sino que se trata de un proceso muy complejo, en el que también se graban las expresiones faciales y los movimiento de las manos y brazos de los actores.

"Es interesante pero mucho más duro que estar en el plató, con el vestuario, el resto de los actores. Es un gran reto y tienes que utilizar mucho tu imaginación. Cuesta meterte en el papel", explicó

A pesar de las dificultades, la polifacética Thompson, que cuenta con dos Óscar de Hollywood, uno como actriz y otro como guionista por "Senss and Sensibility", se muestra encantada con el resultado.

"Es fascinante. Reconozco mis expresiones e incluso la manera en la que muevo las cejas. Es una recreación de ti, pero sales más guapa y con mucho mejor figura. Es muy halagador", dice entre risas.

Thompson hace esfuerzos por hablar en español, que intercala con el inglés durante la entrevista, y revela que lo aprendió hace quince años con un profesor en Nueva York.

Además, ha viajado en varias ocasiones a Chile y tuvo la oportunidad de sumergirse en la lengua de Cervantes durante el rodaje en 2003 de la película "Imaging Argentina", en la que compartió cartel con Antonio Banderas.

"Necesitaría recuperar vocabulario, creo que en tres semanas me pondría a punto. Lo mejor sería rodar una película en España. Me encantaría, siempre se lo suplico a Pedro Almodóvar", explica despacio en español mientras intenta encontrar las palabras correctas.

La actriz reconoce haber estado un poco retirada de los focos últimamente, aunque insiste en que no ha parado de trabajar.

"Ahora empieza a estrenarse todo lo que he rodado en los últimos dos años", explica como disculpándose por el parón.

Además, de la película de Disney y "Men in Black 3", la polifacética actriz encarna este año a la reina Isabel II en el telefilme "Walking the Dogs".

En 2003, la comprometida actriz y madre de dos hijos volverá en "The Secret Evidence" a meterse la piel de la abogada de derechos humanos Gareth Pierce, a la que ya encarnó en la pantalla en la película "In the Name of the Father".

HASH(0x9ba5f9c)

Por Ramón Abarca