La agencia de Naciones Unidas para los refugiados afirmó el martes que intenta asistir a los 200.000 sirios que han huido de la violencia en Alepo, la ciudad más grande en su país, pero que no ha podido atenderlos a todos por ahora.

La vocera de la oficina, Melissa Fleming, dijo a periodistas que miles de sirios atemorizados buscan cobijo en escuelas, mezquitas e instalaciones improvisadas.

La Organización Internacional para la Migración afirmó que desde el domingo ha mudado a más de 900 refugiados sirios desde unas instalaciones temporales atestadas hacia un nuevo campamento establecido por el gobierno de Jordania y la agencia de la ONU para los refugiados.

El vocero de la OIM, Chris Lom, informó el martes que el campamento — que está ubicado cerca de Siria y tiene una capacidad actual para 5.000 personas — podría ampliarse para recibir a 150,000 "si el conflicto en Siria empeora y termina en un éxodo masivo de refugiados".