El presidente de EE.UU., Barack Obama, evitará que el personal militar resulte afectado por los recortes que se harán automáticamente en todos los departamentos del Gobierno si el Congreso no llega a un acuerdo antes de enero, informó hoy el diario The Hill.

El director interino de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB, por su sigla en inglés) de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, envió una carta al Congreso obtenida por el diario en la que indica que Obama, ejerciendo su autoridad según la Ley de Control de Presupuesto, exime al personal militar de los recortes.

Zients señaló que "esto se considera de interés nacional para salvaguardar los recursos necesarios para compensar a los hombres y mujeres que defienden nuestra nación y para mantener los niveles de fuerza necesarios para la seguridad nacional".

La carta fue enviada al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y al vicepresidente, Joseph Biden, quien también preside el Senado.

Esos recortes "automáticos", que afectarán a otras agencias federales, formaron parte de un acuerdo suscrito entre el Congreso y la Casa Blanca en agosto de 2011 para elevar el techo de la deuda nacional, algo a lo que los republicanos se oponían.

A cambio, las autoridades se comprometieron a efectuar recortes por 1,2 billones de dólares en la próxima década para combatir el déficit, de los que al menos 500.000 millones de dólares corresponderían al Pentágono.

Los republicanos en el Congreso han criticado al Gobierno de Obama por no haber planeado los recortes.

En un comunicado conjunto, los senadores republicanos John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Kelly Ayotte (Nuevo Hampshire), consideraron que esta decisión "aumenta el impacto de la arbitrariedad de los recortes".