Miles de agricultores marcharon hoy pacíficamente en San José para pedir al Congreso una rebaja, del 80 %, al impuesto de bienes inmuebles que grava sus tierras en igual proporción que otras actividades como el turismo, el comercio o el urbanismo.

Ataviados con sombreros, portando pancartas y algunos acompañados por tractores, bueyes y carretas, los agricultores transitaron por las principales calles de la capital hasta llegar al Congreso, donde sus dirigentes fueron recibidos por diputados.

El secretario de la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Agricultores (UPA Nacional), Guido Vargas, dijo a los periodistas que esperan llegar este mismo martes a un acuerdo con los diputados para que se corrija el cobro del impuesto que consideran injusto.

Según los organizadores de la manifestación, cerca de 10.000 agricultores se hicieron presentes en la capital costarricense provenientes de las distintas zonas agrícolas del país.

Los agricultores piden a los congresistas que tramiten un proyecto de ley que reduzca el cobro del impuesto de bienes inmuebles en un 80 % para los terrenos de uso agrícola, a los cuales desde 2009 se les aplica una nueva tabla de valoración.

La ministra de Agricultura y Ganadería, Gloria Abraham, dijo a los periodistas que existe apoyo del Gobierno y de la mayoría de diputados a un proyecto de ley que se encuentra en estudio legislativo y que respondería al pedido de los agricultores, pues establece pagos diferenciados.

Los principales opositores al proyecto de ley de impuestos diferenciados son los Gobiernos municipales, pues consideran que una rebaja sustancial afectará sus ingresos, y han propuesto como punto máximo una rebaja del 50 % al tributo que pagan los agricultores.

Según los municipios, con una rebaja muy amplia no solo se beneficiarían pequeños productores sino también grandes empresas agropecuarias exportadoras y trasnacionales, algo en lo que no están de acuerdo.