Madonna ha aprovechado la escala en Viena de su actual gira de conciertos, para admirar y también mostrar a su elenco las obras de los pintores austríacos Gustav Klimt (1862-1918) y Egon Schiele (1890-1918), y de este último imitó incluso su original firma.

Así lo explicó a Efe hoy Klaus Pokorny, portavoz del Museo Leopold de la capital austríaca, al relatar la visita privada de casi dos horas que la "reina del pop" realizó a dicho museo anoche, acompañada por unas veinticinco personas, en su mayoría bailarines jóvenes, y de su hija adolescente Lourdes.

Llamó especialmente la atención de los directores del museo la actitud "extremadamente atenta" de Madonna, de 53 años, hacia sus acompañantes, pues "evidentemente -subrayaron- quería que accedieran a los valores de la cultura" expuesta.

La propia Madonna se mostró "entusiasmada" y "fascinada" por las obras de los citados artistas que revolucionaron la vanguardia de su época, en torno a 1900.

Sobre todo se interesó por las figuras humanas pintadas por Schiele y Klimt, y se paró a observar atentamente las más llamativas de ellas, como las del cuadro "Muerte y Vida" ("Tod und Leben") de Klimt, o el autorretrato de Schiele "Desnudo Amarillo" ("Gelber Akt").

"Desnudez, sexualidad, traspaso de fronteras artísticas y escándalos marcaron la vida de Klimt y de Schiele, como también (estas características) juegan un papel en la creatividad de Madonna", explicó el director del museo, Tobias G. Natter, en un comunicado.

La cantante se mostró asimismo "entusiasmada con la belleza formal de la rúbrica de Egon Schiele" (en forma de estampilla), añadió.

Pokorny confirmó que la artista imitó muy bien, con su propio nombre -Madonna Louise Veronica Ciccone Stanni-, la rúbrica de Schiele, al estampar su firma en el libro de huéspedes del museo.

"Hizo muchas preguntas, y quedó evidente que tiene conocimientos amplios sobre el arte de esa época, el 'art déco', que le interesa", comentó el portavoz.

Finalmente, Madonna y sus acompañantes miraron un documental sobre los paisajes de Klimt, en el marco de la exposición "El Klimt personal" que con motivo del 150 aniversario del nacimiento del pintor del "Jugendstil" puede verse hasta el próximo 27 de agosto.

La visita al museo de la cantautora y actriz estadounidense tuvo lugar un día después de su monumental concierto en la Stadthalle de Viena, donde presentó su álbum MDNA, pero defraudó a parte de sus aficionados por llegar 69 minutos tarde.