Unos 100.000 católicos se aprestan a venerar el domingo la Virgen de Guadalupe en Los Angeles, lo que sería la celebración guadalupana más grande fuera de México y dentro de Estados Unidos en los últimos 75 años.

"La Virgen de Guadalupe vino no sólo para los mexicanos sino para todo el continente americano. Ella quiere que estemos todos unidos y quiere mostrarnos su protección y cariño, a todos, independientemente de donde vivimos", dijo el arzobispo José Horacio Gómez en la Catedral de Nuestra Señora de Los Angeles. "Ella es entonces un elemento de unidad muy bonito".

El líder de la Arquidiócesis de Los Angeles es mexicano y más del 70% de sus feligreses son hispanos. Con unos cinco millones de creyentes, la arquidiócesis es la más grande y diversa de Estados Unidos.

Sin embargo, en una entrevista on The Associated Press el arzobispo desestimó con una sonrisa el papel de su origen étnico en la celebración.

"Obviamente a mi me interesa mucho porque yo personalmente tengo mucha devoción por Nuestra Señora de Guadalupe", dijo el religioso. "Nací en México y desde chiquito siempre iba con mi papás, todos los veranos, a visitar a la virgen a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México, así que cuando me dijeron, '¿Vamos a hacer un festival gudalupano?', dije, 'Claro!'''.

La celebración que se realizará el domingo en el Coliseo de Los Angeles incluirá oraciones, música y presentaciones especiales de oradores y artistas como el cantante mexicano Pedro Fernández y la ex ganadora del Eurovision Dana Scallon.

Pese a que la arquidiócesis congrega a unas 30.000 personas cada año durante la celebración guadalupana del 12 de diciembre, es la primera vez desde 1937 que se volverá a reunir a unos 100.000 creyentes en honor de la Patrona de las Américas. Aquella última vez, el arzobispo de Los Angeles John Caltwell ofició la coronación de la Virgen Morena en el Cementerio Calvary, en Whittier.

El último evento masivo de la arquidiócesis en honor de la Virgen Peregrina fue en el 2007, cuando atrajo a más de 40.000 personas en Pasadena.

La celebración del fin de semana también emula eventos similares que allí se realizaron de 1948 a 1968 en honor a la Virgen María.

Será también un evento propicio porque ocurre en un momento de crisis económica e incertidumbres legales en el área de inmigración, asuntos que aquejan fuertemente a la comunidad latina, dijo el arzobispo.

"Es obvio que hay una gran crisis económica en Estados Unidos y el mundo y todos sufrimos por eso y también es verdad que la situación de los inmigrantes en Estados Unidos sigue siendo cuestionada y no está resuelta", agregó el religioso.

"Entonces creo que es una buena oportunidad para, positivamente, compartir con la sociedad los valores cristianos y de los inmigrantes que vienen a Estados Unidos: la fe, la familia, el trabajo; cosas elementales que todos las vivimos y que tienen que ser reconocidos como una bendición para Estados Unidos".

Casi todos los boletos para la celebración del domingo están vendidos, de acuerdo con Andrew Walther, portavoz de Los Caballeros de Colón, la fraternidad católica que está copatrocinando el evento.

La celebración parece ser todo un éxito. Los organizadores están preparando un plan de contingencia en caso de que llegue más gente de lo pensado.

"Me daría mucho gusto tener ese problema", bromeó Walther.

---

En Internet: www.guadalupecelebration.com

---

E.J. Támara está en Twitter como: https://twitter.com/EJTamara