Más allá de conseguir la marca mínima, Luz Mercedes Acosta tuvo que superar otro obstáculo para llegar a los Juegos de Londres y participar en el levantamiento de pesas.

Según dijo Acosta, no fue la preferida de los directivos de la federación mexicana de halterofilia

"Hubo controversia con mi llegada aquí porque había gente que no quería que yo viniera. pues solo había una plaza para el país. Pero al final de cuentas se respetó lo que se había establecido, que quien tuviera mejores registros iba a venir y así sucedió", señaló Acosta a The Associated Press luego de su participación en la categoría de los 63 kilos.

Acosta, de 31 años, levantó un acumulado de 225 kilos para terminar en el sexto lugar. La kazaja Maiya Maneza estableció una marca olímpica y ganó el oro, con 245 kilos; seguida por la rusa Svetlana Tsarukaeva (237) y la canadiense Christine Girard (236) para completar el podio.

"Me quedó con un sabor agridulce porque pude haber hecho más y callar algunas bocas, pero me sentí algo floja de la espalda baja y por eso no logré los números que esperaba", declaró Acosta.

¿Habrá tenido algo que ver la presión previa a su llegada a Londres con los malos resultados?

"No, para nada. Lo que sucedió aquí es de mi entera responsabilidad", dijo. "Esto no tiene nada que ver con lo que sucedió antes. Como te dije, mi espalda baja no estaba tan bien como esperaba y es una pena porque me preparé muy fuerte para este momento y ahora me faltó".

Luego de Londres, Acosta tiene planes de tomarse unas "merecidas vacaciones" para luego continuar con el siguiente ciclo olímpico, con la esperanza de estar en Río de Janeiro 2016.