La oposición venezolana brindó hoy su apoyo a los connacionales residentes en el sureste de EE.UU. para que se trasladen a Nueva Orleans para votar en las elecciones de octubre y recalcó que no se puede "desperdiciar ni un voto" en un proceso crucial para la democracia en Venezuela.

Los representantes de la oposición han buscado varias empresas de transporte y las han puesto en contacto con los votantes para que les brinden información sobre los paquetes de viaje a Nueva Orleans, donde deberán votar los 19.542 electores residentes en Florida, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia, debido al cierre del consulado en Miami, al que estaban adscritos.

"Se tomó la decisión de ir a Nueva Orleans para ejercer el derecho al voto. Estas son las elecciones más importantes, porque nos estamos jugando el destino de un país que debe volver al camino de la democracia real", dijo la asesora jurídica de la Comisión Electoral Operativa del Comando Venezuela en Miami, Gisela Parra.

En las elecciones del próximo 7 de octubre, el presidente venezolano, Hugo Chávez, que lleva en el poder desde 1999 y busca la reelección, tendrá como rival al candidato unitario de la oposición y exgobernador del estado Miranda, Henrique Capriles.

"Estamos motivando a los venezolanos para que dejen de lado todos los temores (...), no podemos desperdiciar ni un voto, debemos asistir", aseguró la exjueza Parra en una conferencia de prensa.

Parra ofreció a los electores todo el "apoyo para hacerles fácil el acceso a Nueva Orleans y también la organización para que puedan regresar a sus estados el mismo día, aquellos que lo requieran".

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela decidió que los votantes adscritos al consulado de Miami voten en Nueva Orleans después de que el presidente Chávez ordenara su cierre en enero pasado, a raíz de que el Departamento de Estado de EE.UU. declaró persona non grata y expulsó a la cónsul Livia Acosta Noguera.

"La movilización de los electores no tiene precedentes mundiales. Hasta ahora nunca antes se había visto que cerca de 20.000 electores tuvieran que ser trasladados a 1.400 kilómetros para votar", dijo unos de los directivos del Comando Venezuela, Luis Prieto.

Según una consulta de la organización Voto Joven entre unos 2.000 electores, el 86 por ciento está dispuesto a trasladarse a la ciudad de Luisiana.

La coordinadora general de la Comisión Electoral Operativa, Beatriz Olavarría, también solicitó a los votantes "no darle cabida a los rumores, si eso sucede entonces la gente no concreta (su traslado)".

"No tengan miedo, tenemos que votar, es un deber, todos debemos hacer esta travesía hay que darle cara a estos atropellos que nos han hecho, de manera positiva", subrayó.

"El objetivo es impartirles confianza de que hay un grupo de personas que estamos en esta coordinación abordando todas las áreas posibles para estas elecciones atípicas. Nadie va a perder el viaje, hay una coordinación importante que está trabajando para que quien vaya, vote y ese voto cuente", aseguró.

Algunas personas han manifestado temor de que una vez que viajen a Luisiana no puedan emitir su voto por no aparecer su nombre en el registro.

También han mostrado preocupación por el hecho de que el consulado de Nueva Orleans, con apenas 600 electores, es una oficina que no cuenta con la capacidad para recibir un "tsunami" de personas, como calificó Olavarría al número de votantes de Florida.

Del total de electores del circuito de Miami, el 80 por ciento es de Florida, según cifras de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Miami.

A ello se suma que algunos votantes son inmigrantes indocumentados y para ir a Nueva Orleans tienen que atravesar Alabama y Misisipi, estados con estrictas leyes migratorias.

"Los que están ilegales saben que corren un riesgo porque están en un país donde la ley se aplica no importa la condición de la persona, así que eso lo tienen que tomar en cuenta. Nosotros simplemente llevamos a votar a personas que estén inscritas en el RE que tengan cédula de identidad vigente o no", dijo Parra.