El Gobierno israelí de Benjamín Netanyahu aumentó en 2011 un 38 por ciento su gasto en los asentamientos judíos del territorio ocupado de Cisjordania respecto al año anterior, según un informe desvelado por la prensa local.

Se trata de unos 1.100 millones de shekels (224 millones de euros o 275 millones de dólares), frente a los 800 millones de shekels (unos 163 millones de euros o 200 millones de dólares) de 2010.

El cálculo incluye el conjunto de la inversión gubernamental: apoyo a las autoridades locales, inversión en infraestructuras y pérdida de ingresos para las arcas públicas por exenciones fiscales.

No refleja, en cambio, el notable gasto añadido en seguridad que supone la protección de los asentamientos.

El informe, desvelado por el periódico económico "Calcalist" y del que da cuenta hoy el diario "Haaretz", se basa en datos de la Oficina Central de Estadísticas que recopilan las autoridades israelíes para entregárselos a Estados Unidos, que descuenta de sus garantías crediticias a Israel las partidas destinadas a la colonización.

Difundido la misma semana en que Netanyahu aprobó recortes presupuestarios y aumentos de varios impuestos, entre ellos el IVA, el dato contrasta con el crecimiento del 2,5 por ciento del presupuesto dentro del Estado de Israel y sus territorios anexionados: Jerusalén Este y el Golán.

Los distintos ejecutivos israelíes han gastado entre 2003 y 2011 más de 10.000 millones de shekels (unos 2.035 millones de euros o 2.500 millones de dólares) en las colonias al este de la Línea Verde, es decir, en Jerusalén Este, Cisjordania, el Golán sirio y -hasta 2005- Gaza.

A este dato cabría sumar otros 17.000 millones de shekels (unos 3.463 millones de euros o 4.250 millones de dólares) destinados entre 1991 y 2002.

El año de mayor gasto en los asentamientos fue 1993, con 2.100 millones de shekels (427 millones de euros o 525 millones de dólares), pero el 60% fue destinado a construcción e infraestructuras para la aplicación de los Acuerdos de Oslo, firmados ese mismo año, precisa Calcalist.