El Gobierno de Chile calificó hoy de injuriosa la publicación del diario cubano Granma que en su editorial trató de "calumniador" al ministro portavoz, Andrés Chadwick, quien pidió a Cuba más información sobre la muerte del opositor Oswaldo Payá ocurrida el pasado 22 de julio.

En esa oportunidad, el presidente Sebastián Piñera instruyó a la Cancillería pedir todos los datos para efectos de formarse "una debida y cabal información acerca de las causas y circunstancias en que falleció" Payá.

"Al igual que otras naciones, Chile quiere tener la certeza completa de que la muerte de Oswaldo Payá se debió a un accidente de tránsito", señaló entonces el ministro Chadwick.

Este martes fue el propio Chadwick quien informó a los periodistas: "hoy se ha publicado en el diario único y oficial de Cuba, Granma, una situación injuriosa en términos de los dichos del Gobierno de Chile a través de su vocero...".

El ministro recordó que el Gobierno chileno tomó esta iniciativa por un compromiso con principios fundamentales "como son el respetar y garantizar los derechos humanos y la libertad de las personas no sólo en nuestro país, sino que también especialmente en Latinoamérica".

Indicó que "lo expresado hoy por el diario oficial cubano no lo entendemos como ofensa, ni como injuria, sino como los dichos propios de un modelo político que no confía ni tiene respeto por la libertad de opinión ni de expresión como tienen los países democráticos".

"No creemos que sea necesario (una protesta formal), lo que ha hecho el diario oficial cubano es emitir una declaración injuriosa en contra de mi persona y por consiguiente no creemos que sea necesario distraer las actividades de la Cancillería. Que el diario cubano me trate a mí de calumniador para mí constituye un honor", subrayó Chadwick.

El ministro portavoz destacó que "esto no altera en nada lo que es la Comunidad de Estados Latinoamericanos (Celac) y su forma de funcionamiento. El Gobierno de Chile no ha pedido una investigación de carácter internacional", precisó.

Oswaldo Payá, de 60 años, que falleció en un accidente de tránsito, el pasado 22 de julio, era el líder del Movimiento Cristiano Liberación y el impulsor, hace más de una década, del "Proyecto Varela", una iniciativa avalada por miles de firmas para promover una transición democrática en Cuba.

Fue también el primer opositor cubano a quien el Parlamento Europeo otorgó, en 2002, el premio Sájarov a los Derechos Humanos y la Libertad de Pensamiento.