El Congreso costarricense aprobó hoy en primer debate un proyecto de ley para permitir un endeudamiento de 4.000 millones de dólares con la emisión de bonos en el mercado internacional en los próximos años.

Este proyecto es una de las prioridades del Gobierno de Laura Chinchilla para tratar de disminuir el déficit fiscal, que este año rondará el 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) de Costa Rica.

La emisión de los llamados Eurobonos recibió el respaldo de 47 de los 48 diputados presentes hoy en la Asamblea Legislativa, pues solo el congresista Claudio Monge, del opositor Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda), votó en contra.

El Gobierno ha insistido en que con la emisión de estos bonos busca bajar las tasas de interés y mantener la inflación bajo control.

El ministro de Hacienda, Édgar Ayales, había dicho a medios locales en días anteriores que parte del dinero podría invertirse en el pago de deuda externa e interna.

Se prevé que el proyecto, que permite una emisión máxima de 1.000 millones de dólares por año, se vote en segundo y definitivo debate la próxima semana.

El Ejecutivo ha impulsado la emisión de bonos de deuda tras el fracaso de una reforma fiscal que intentó aprobar el último año.