El director de cine Zhang Yimou, el más laureado y famoso de China, se ha visto involucrado en un escándalo por un anuncio promocional de los ferrocarriles nacionales en el que presuntamente colaboró y que supuestamente se adjudicó a una productora mediante sobornos, informó hoy la prensa independiente.

Al parecer, Zhang recibió 2,5 millones de yuanes (390.000 dólares, 319.000 euros) por parte de la productora Xinshike para participar en un anuncio promocional de cinco minutos encargado por el Ministerio de Ferrocarriles sin un adecuado proceso de licitación, desveló el diario "South China Morning Post".

El anuncio costó en total al ministerio 18,5 millones de yuanes (2,89 millones de dólares, 2,36 millones de euros) y fue criticado por la Oficina Nacional de Auditoría, debido a su mala calidad y su alto coste.

Otro diario, "Economic Information Daily", aumenta a 7 millones de yuanes (1,09 millones de dólares, 894.000 millones de euros) la cifra que Zhang Yimou cobró por el anuncio, y asegura que responsables del Ministerio de Ferrocarriles chino recibieron sobornos para que la grabación promocional fuera comprada por la institución.

"Si se descubre que la empresa ha estado envuelta en el soborno de altos cargos, el pago a Zhang Yimou también será ilegal", señaló un abogado al diario "South China Morning Post".

Por otro lado, no está del todo claro cuál fue el verdadero papel de Zhang en el anuncio, ya que él asegura que no lo dirigió, por lo que podría simplemente haber sido pagado para que su nombre figurara en los créditos.

Zhang Yimou es famoso en Europa por películas como "Sorgo Rojo" (Oso de Oro en Berlín) o "Qiu Ju" (León de Oro en Venecia), así como por haber dirigido las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Pekín 2008.

El Ministerio de Ferrocarriles lleva años envuelto en polémicas por su opaca gestión, unas controversias que causaron la destitución e investigación judicial de su anterior ministro (Liu Zhijun) y que arreciaron hace un año, a raíz del primer accidente mortal de trenes de alta velocidad chinos (40 fallecidos el 23 de julio de 2011).