El primer banco alemán, Deutsche Bank, anunció hoy que va a recortar 1.900 empleos, sobre todo en su división de banca de inversión y fuera de Alemania.

Deutsche Bank quiere reducir sus costes en 3.000 millones de euros.

El primer banco alemán ganó en el segundo trimestre 661 millones de euros, un 44,9 % menos que en el mismo periodo del pasado ejercicio, porque la crisis de endeudamiento soberano sigue lastrando la confianza de los inversores y las actividades de los clientes en todas las divisiones.