El número de personas sin empleo en los 17 países que utilizan el euro aumentó en junio a un nivel récord, de acuerdo con cifras oficiales difundidas el martes, en un descarnado recordatorio de que la crisis de la deuda en Europa tiene repercusiones fuera de los mercados financieros.

El organismo de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, informó que 17 millones 801 mil personas no tuvieron trabajo en la eurozona en junio. El nuevo dato representa 123.000 más que en mayo, y es la mayor cantidad desde que el euro fue instalado en 1999.

El incremento fue el 14to consecutivo y significa que unos dos millones 250 mil personas han perdido su empleo desde abril de 2011.

Pese al aumento, la tasa de desempleo ajustada a los factores de temporada en junio permaneció sin cambio en la cifra récord de 11,2%. De quitarse el 5,4% de la tasa alemana de desempleo que es relativamente baja, la cifra restante sería mucho peor.

Aun así, el desempleo en la eurozona es casi tres puntos porcentuales más alto que el 8,2% registrado en Estados Unidos. El nivel de desempleo en Europa en mayo fue calculada originalmente en 11,1%.

"Otra horrible serie de datos sobre el mercado laboral para la eurozona, que son un mal presagio para las perspectivas del consumo y del crecimiento económico", advirtió el economista europeo en jefe de IHS Global Insight, Howard Archer.

Las cifras serán un nuevo acicate sobre las autoridades para contener la crisis de la deuda, la cual ha mermado la confianza de los inversionistas en la eurozona, obligado a cinco países a buscar ayuda externa y llevado a empresas a recortar su personal.

España tuvo el mayor desempleo en la eurozona con 24,8%. Grecia le sigue de cerca con 22,5%, aunque la última cifra disponible en la nación helénica corresponde a abril.

En Grecia y España, una de cada dos personas menores de 25 años es desempleada.