Unas 30 comunidades continuaban aisladas el martes, producto de las intensas lluvias del fin de semana en la costa atlántica costarricense, que también causaron al menos tres muertes, informó la Comisión Nacional de Emergencias.

El temporal, producto de un sistema de baja presión que afecta a toda Centroamérica, obligó a evacuar a poco menos de 2.000 personas en la provincia de Limón.

Dos de los muertos eran trabajadores de una finca bananera, quienes fueron arrastrados por la corriente de un río en la localidad de Matina. La tercera víctima fue una mujer enterrada por un terraplén.

El Instituto Meteorológico Nacionalanunció que las lluvias podrían continuar esta semana pese a que se esperaba que empezaran a disminuir desde hoy martes.