Los presidentes de Brasil y de Uruguay, Dilma Rousseff y José Mujica, acordaron hoy la creación de un grupo de alto nivel y el diseño de un Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible y la Integración con proyectos específicos para elevar la relación bilateral a un "nuevo paradigma".

Las medidas fueron acordadas en una reunión bilateral que los jefes de Estado tuvieron este martes en Brasilia antes de la cumbre extraordinaria del Mercosur convocada para oficializar el ingreso de Venezuela como miembro pleno del bloque regional.

"Los presidentes decidieron crear un nuevo paradigma para la relación bilateral que deberá traducirse en un Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible y la Integración Brasil-Uruguay", según un comunicado divulgado por los dos Gobiernos al final del encuentro.

El grupo de alto nivel será el encargado de elaborar y hacerle seguimiento al Plan de Acción, que incluirá prioritariamente proyectos en las áreas de integración productiva, ciencia, tecnología e innovación, comunicación e información, integración de infraestructuras de transportes, y libre circulación de bienes, servicios y personas.

Los mandatarios esperan que el nuevo nivel en la relación bilateral se caracterice por la intensificación de las iniciativas y proyectos concretos de cooperación destinados a aumentar la competitividad de las dos economías, promover la distribución de la renta y ampliar las oportunidades de negocios y empleos.

El grupo de alto nivel, con representantes de ambos países, deberá iniciar sus labores de forma inmediata y tendrá reuniones plenarias semestrales, la primera de ellas en unos 90 días.

El objetivo es que el Plan de Acción a ser elaborado incluya acciones concretas y tenga un seguimiento para que sus metas puedan ser evaluadas.

"El Plan de Acción deberá prever, para cada proyecto o iniciativa, objetivos generales y específicos, división clara de tareas y responsabilidades, con la identificación de puntos focales en ambos Gobiernos, y plazos para la realización de actividades y concreción de los objetivos", según el comunicado.

El primer balance de los resultados del Plan de Acción se hará en diciembre próximo, según determinaron los mandatarios.

"El Plan de Acción no comprenderá todos los proyectos inscritos en la agenda bilateral sino únicamente aquellos de gran envergadura o emblemáticos del nuevo paradigma de integración profunda que se pretende darle a la relación bilateral", según el comunicado.

Los dos presidentes indicaron que una de las prioridades del plan de acción es la identificación de oportunidades de complementación industrial en áreas como petróleo y gas, construcción naval, energía eólica y biotecnología.

La creación del grupo de alto nivel y la definición del plan de acción comenzó a ser discutida en la reunión que los dos presidentes tuvieron el 19 de abril pasado en Brasilia.

Rousseff y Mujica también destacaron los avances que Brasil y Uruguay han logrado en la integración energética, que, consideran, alcanzará una nueva fase el próximo año cuando sea concluida la línea de transmisión de 500 kilovatios entre San Carlos (Uruguay) y Candiota (Brasil).

Igualmente destacaron el acuerdo suscrito por la brasileña Eletrobras y la uruguaya UTE para estudiar la posible construcción de un parque eólico en Uruguay.