A pesar de un primer cuarto de sólo cuatro puntos, Brasil superó el martes 67-62 a Gran Bretaña con 21 puntos de Tiago Splitter, incluyendo un enceste que les dio la ventaja definitiva a los sudamericanos por la fase de grupos del básquetbol de los Juegos Olímpicos.

Con los británicos arriba por un punto en el último cuarto, Splitter anotó en la pintura con 3:30 por jugar y Marquinos Sousa le siguió con un triple para que los brasileños lograran separarse en la recta final para sellar su segundo triunfo en el torneo.

"En el primer cuarto parecía que el aro tenía un cristal encima", dijo el entrenador de los brasileños, el argentino Rubén Magnano. "Fue increíble, impensado, nunca en toda mi carrera me había tocado ver algo así".

Brasil tuvo un pésimo arranque de partido al meter sólo dos de sus primeros 20 disparos y cayó abajo en el primer cuarto 11-4, pero en el segundo logró empatar a 27 con un tiro de Larry Taylor cuando quedaba menos de un minuto antes del descanso.

"Ganar internacionalmente con esos puntos es increíble, no recuerdo en mi vida que en 10 minutos un equipo hiciera cuatro puntos", dijo Magnano. "Pero es una curiosidad, lo importante fue tener la tranquilidad para salir de esa situación".

Los sudamericanos empataron en la cima del Grupo A con España y Rusia, que prevalecieron en sus encuentros del martes.

Nate Reinking anotó 13 puntos y Loul Deng sumó 12 unidades, ocho rebotes y siete asistencias por Gran Bretaña, que sufrió su segundo revés y podría quedar eliminado si no vence a España en su próximo encuentro.

Marcelinho Huertas añadió 11 puntos por Brasil, que el jueves va por su boleto a la siguiente ronda ante Rusia.

"Los rusos son un gran conjunto en el que brilla una súper estrella como es (Andrei) Kirilenko, sin duda representan un rival muy fuerte para nosotros", agregó Magnano. "Pero este Brasil ya está mostrando que es capaz de ganar rompiendo el paradigma de que somos sólo ofensiva".