Alemania refrendó su título olímpico en el concurso completo por equipos de la equitación, donde superó a los locales, incluida la nieta de la Reina Isabel II, ante la presencia de la familia real entre los espectadores.

El equipo británico se quedó con la plata y Nueva Zelanda obtuvo el bronce.

Los príncipes Guillermo y Enrique estuvieron en el graderío para ovacionar a su prima Phillips y al resto del conjunto local. Asistió también Catalina, esposa de Guillermo.

Pero Phillips y su compañera Nicola Wilson derribaron vallas, lo que impidió a Gran Bretaña hacerse del oro.

El concurso completo combina la disciplina, en la modalidad del adiestramiento, con la resistencia, en el "cross country", y el talento, con el salto.