El número de países que ha incurrido en el impago de su deuda soberana permanece en un nivel moderado a pesar del "estresante" entorno en el que se encuentra la economía mundial desde la pasada crisis financiera, según un informe publicado hoy por la agencia de calificación Moody's.

El estudio, titulado "Impagos de deuda soberana y tasas de recuperación", subraya que, desde principios del año pasado, Grecia ha sido el único de los 110 países a los que otorga calificaciones sobre su deuda soberana que no hace frente a sus obligaciones con sus acreedores.

Grecia llegó a un acuerdo este año para proceder a la quita de la mitad de su deuda pública en manos privadas, cerrada en marzo pasado por un valor de 100.000 millones de euros (unos 122.419 millones de dólares), y que se ha convertido en la mayor reestructuración soberana de la historia.

Según la calificadora, Jamaica fue el único país en suspender pagos en 2010, al tiempo que en 2009 no se registró ningún impago de deuda soberana y en 2008 lo hizo Ecuador, que anunció ese año la congelación del pago de los intereses generados por los bonos de deuda pública Global 2012.

"A pesar del estresante entorno desde el comienzo de la crisis financiera global, el ritmo de impagos de deuda soberana ha permanecido en un nivel moderado", detalló Moody's, que añadió que desde 1983 los países que no han pagado su deuda estaba entre el 25 % de los emisores a los que concedía notas más bajas.

"Sin embargo, la crisis financiera global ha seguido poniendo presión sobre la calidad crediticia de la deuda soberana de los países, aumentando el porcentaje de emisores con notas por debajo del grado de inversión", detalló la agencia.

En cualquier caso, la calificadora asegura que el número de emisores con calificaciones de "Aa" (sobresaliente) o superior sigue siendo "sustancialmente mayor entre países que entre compañías privadas" y el número de impagos de deuda soberana ha sido "ligeramente más bajo" que los de deuda corporativa.