Las muestras de apoyo lanzadas por diversos líderes europeos en los últimos días han logrado mantener una cierta euforia en los mercados, que impulsaba hoy la bolsa y ayudaba a confirmar la tendencia bajista de la prima de riesgo.

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, ha subido un 2,78 % en la sesión de hoy, un repunte que unido al 6,06 % del jueves y el 3,91 % del viernes sitúan al selectivo en 6.802 puntos.

Por su parte, la prima de riesgo -que mide el sobrecoste que exigen los inversores por comprar deuda española en lugar de alemana, considerada más segura- se relajaba hasta los 524 puntos básicos, 11 menos que al cierre del viernes y 108 por debajo de los 632 que marcaba hace una semana.

A pesar de esta mejora, que permitía cerrar el bono a diez años en el 6,61 % de interés, el Tesoro Público español se enfrenta el próximo jueves a una subasta decisiva, en la que intentará captar hasta 3.000 millones de euros en bonos y obligaciones.

El mensaje más repetido de los últimos días es que las instituciones europeas van a hacer todo lo que sea necesario para preservar la moneda única.

Esta idea, pronunciada por primera vez el pasado jueves por el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha sido después compartida y repetida por los gobiernos alemán, francés e italiano.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, se atrevía ayer a aventurar la forma que tendrá ese apoyo, al indicar que implicará al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y la colaboración entre los países de la zona del euro y el BCE.

A esto hay que añadir que poco antes del cierre del mercado, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, instaban a aunar esfuerzos a escala internacional para lograr la estabilización de la economía europea.

Tras todas estas declaraciones, los inversores están a la espera de la puesta en marcha de manera inminente de algún mecanismo que permita aliviar la presión en el mercado de deuda soberana, algo que podría suceder este mismo jueves, cuando se reúne la cúpula del BCE.

Ante las altas expectativas, el equipo de analistas de Bankinter advierte de que "el riesgo de decepción es elevado", en una semana que consideran "absolutamente determinante para el futuro del euro".

Pero a pesar de la mejora de los últimos días y de que analistas y expertos insisten en descartar un rescate total, la situación en los mercados es todavía difícil.

La prima de riesgo española lleva dieciocho días por encima de los 500 puntos básicos -Grecia fue rescatada tras dieciséis jornadas- y la bolsa española acumula una caída desde principios de año del 20,6 %.

Además, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy que la economía española se contrajo un 0,4 % en el segundo trimestre del año, lastrada por la baja demanda interna, al tiempo que la agencia de medición de riesgos Standard and Poor's ha revisado a la baja, hasta el 1,7 %, la previsión de caída del PIB para este año.

El resto de grandes plazas europeas también han cerrado hoy en positivo: Milán ha subido un 2,8 %; Fráncfort, un 1,27 %; París, un 1,24 %, y Londres, un 1,18 %.

Las ganancias del IBEX han estado encabezadas por IAG, que ha subido un 8,09 %, seguido por Sacyr Vallehermoso (7,63 %) y Acciona (6,07 %), mientras las pérdidas más destacadas han correspondido a Indra (1,61 %) y Mediaset (0,72 %).

Todos los grandes valores han optado por las ganancias: BBVA ha avanzado un 4,27 %; Inditex, un 4,15 %; Banco Santander, un 4,06 %; Repsol, un 2,54 %; Iberdrola, un 1,84 %, y Telefónica, un 0,85 %.