Dos personas murieron, otras dos están desaparecidas y más de 1.800 debieron desalojar sus casas en Costa Rica a consecuencia de un temporal que afecta especialmente al Caribe del país desde el pasado sábado, informaron hoy fuentes oficiales.

La Cruz Roja confirmó este lunes que los dos fallecidos son una anciana cuya casa fue afectada por un derrumbe, y un peón agrícola, originario de Nicaragua, que fue arrastrado por el agua en el Caribe sur.

Dos personas continúan desaparecidas, según los datos oficiales.

Por su parte, la Comisión Nacional de Emergencias detalló en un comunicado que un total de 1.867 personas se mantienen en 28 albergues en diversas comunidades de la provincia de Limón, en el Caribe, y Cartago, en la parte este del Valle Central.

Al menos 30 poblaciones se encuentran aún aisladas y en otros puntos se han presentado daños severos en carreteras, puentes y acueductos.

La Comisión de Emergencias mantiene una alerta amarilla (intermedia) en estas zonas y ha hecho un llamado a la población para que esté vigilante de los ríos y montañas, pues el pronóstico del Instituto Meteorológico Nacional es que las lluvias continuarán las próximas horas.

Según el jefe de Operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias, Walter Fonseca, más de 100 comunidades han resultado afectadas por inundaciones o deslizamientos, y en algunas de ellas, especialmente en territorios indígenas, la ayuda ha debido llegar en helicóptero ante la imposibilidad de acceder por tierra.

Fonseca señalo que la cuantificación de los daños comenzará a realizarse cuando las aguas bajen y el personal especializado pueda ingresar a las zonas afectadas.