La figura del piloto Jimmie Johnson volvió a surgir de forma brillante en el momento más importante de la temporada Nascar cuando llegó la prueba Brickyard 400" de Indianápolis, que ganó por cuarta vez y en la que el colombiano Juan Pablo Montoya quedó en el vigésimo primer puesto.

Montoya, del equipo Earnhardt Ganassi Racing con Felix Sabates, ocupa el mismo lugar en la clasificación general con 475 puntos.

Johnson, que no ha brillado en lo que va de temporada, confirmó que el Indianapolis Motor Speedway es uno de sus talismanes para recuperar la condición de uno de los grandes pilotos en la Nascar.

No solo el triunfo fue importante sino que también la manera dominante como Johnson logró imponerse al resto de los rivales sin darles opciones, como les sucedió a Kyle Bush (2), Greg Biflle (3), Dale Earnhardt (4), Jeff Gordon (5), Denny Hamlin (6), Ryan Newman (7), Martin Truex (8), Brad Keselowski (9) y Tony Stewart (10).

"¿Cuarto triunfo aquí?, no tengo palabras para describir lo que siento", declaró Johnson, que también ganó la prueba la temporada del 2006, 2008 y 2009.

La nueva victoria en Indianápolis permite a Johnson unirse a Gordon, su compañero de equipo con Hendrick Motorsports, como los únicos pilotos que han ganado cuatro veces la famosa prueba desde que en 1994 se inició, en el mítico circuito para la competición Nascar.

Gordon alabó el gran trabajo que había hecho todo el equipo de su compañero y dijo que se merecían la victoria mas que nadie porque hicieron muy bien las cosas.

"Fueron superiores a todos nosotros y su triunfo se convirtió en algo merecido", destacó Gordon.

La victoria para Johnson le permitió también unirse al exclusivo grupo de pilotos que forman parte de la historia del prestigioso circuito.

En la competición de Indy, tres pilotos han ganado las "500 Millas de Indianápolis" como fueron A.J.Foyt, Al Unser Sr. y Rick Mears, que uno de los héroes de Johnson cuando era un niño y comenzaba a interesarse por el automovilismo.

Dentro de la Formula Uno, el piloto alemán Michael Schumacher también logró ganar cinco veces el Gran Premio de Estados Unidos cuando el circuito se preparaba para dicha modalidad.

Si para Johnson fue una jornada histórica, no sucedió lo mismo con Matt Kenseth, que llegó a la prueba como líder de la competición Sprint Cup, pero se quedó fuera al chocar su vehículo con Joey Logano en la recta final de la prueba y pasó al segundo lugar de la clasificación (717 puntos), que ahora encabeza Earnhardt Jr (731).

Johnson ya está en el cuarto puesto de la clasificación con 704 puntos, mientras que Biffle (709) ocupa el tercer lugar.

La decepción de la jornada no estuvo en el apartado deportivo ni en el triunfo histórico de Johnson sino en otra reducción más de asistencia que se registro en el mítico circuito para ver la competición Nascar.

Tras haber registrado grandes asistencias de espectadores luego del inicio de la competición Nascar en el Indianapolis Motors Speedway en la década siguiente a su inicio, en 1994, durante los últimos años ha sido todo lo contrario.

La carrera se tuvo que reiniciar cuando faltaban 31 vueltas para concluirla con Biffle de líder y Johnson peleando por el segundo puesto con Bush.

El liderato de Biffle no duró demasiado porque Johnson con 29 vueltas para el final se puso por delante y ya no cedió hasta cruzar la meta de forma triunfal para escribir otra página histórica.