Un guardia privado de las instalaciones olímpicas está siendo investigado luego de circular una denuncia de que ofendió a un soldado asignado también a los juegos de Londres 2012.

Se acusa al guardia de haber escupido a un soldado y de haberle dicho "asesino de bebés", en una aparente referencia a la presencia de fuerzas británicas en Afganistán.

El incidente se produjo el sábado en el estadio de tiro con arco.

La empresa contratista G4S, encargada de la seguridad de los juegos y para la que trabajaba el guardia, dijo que "está investigando diligentemente denuncias de un altercado entre un guardia y un soldado".

Agregó que no tolerará "comportamientos ofensivos" y que, "de ser necesario, se tomarán las medidas disciplinarias correspondientes".

Miles de elementos de las fuerzas armadas fueron emplazados en sedes olímpicas porque G4S no disponía de suficiente personal.