Los indígenas bolivianos que defienden la reserva ecológica del Tipnis iniciaron hoy acciones de resistencia a la consulta que el Gobierno del presidente Evo Morales comenzó el domingo para validar la construcción de una carretera en ese parque, informaron hoy fuentes oficiales.

El gobernador del departamento amazónico de Beni, el oficialista Haisen Rivera, denunció a los medios que nativos expulsaron a barqueros y trabajadores del Estado de la comunidad de Gundonovia, por donde se ingresa al Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), situado entre esa región y la vecina de Cochabamba.

"Aparte de amenazar la integridad física del personal de salud y de la gobernación, se amenazó con quemar las tres embarcaciones que prestan el servicio fluvial en el río Isiboro", dijo Rivera.

Los indígenas también han tendido alambradas de púas en algunos tramos de ese afluente para impedir el paso de las embarcaciones con las brigadas gubernamentales que harán la consulta.

El dirigente del Tipnis, Fernando Vargas, dijo a Efe por teléfono que con la consulta, "el Gobierno está consumando un nuevo atropello a la Constitución" y a las normas internacionales y ratificó que los nativos que rechazan la carretera "resistirán" ese proceso.

Con una primera marcha de la Amazonía a La Paz en 2011, los indígenas forzaron al presidente Evo Morales a promulgar una ley que prohíbe cualquier carretera en el Tipnis.

Pero el gobernante se arrepintió de esa norma y, a instancias de otra movilización de indígenas y productores de hoja de coca leales a su Gobierno, aprobó otra ley para promover la consulta y validar así la vía, proyectada para dividir en dos la reserva ecológica.

Los nativos y colonos afines a Morales apoyan la consulta, pero los que marcharon en 2011 y este año otra vez la rechazan porque consideran que debió hacerse antes de contratar un crédito con Brasil para financiar e iniciar las obras, por ahora suspendidas.

Morales ignoró a los indígenas de la segunda caminata que retornaron a sus comunidades para rechazar con acciones de hecho la consulta que tildan de manipulada por el Ejecutivo.

En rueda de prensa en La Paz, el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, calificó de "positiva" la primera jornada de la consulta, que comenzó ayer en la comunidad de Oromomo, y sostuvo que el proceso allí continúa "en condiciones normales".

Sostuvo que será "un proceso transparente, honesto y pulcro" y que tomará varios días, pues se trata de un "diálogo intercultural" que se llevará a cabo en cada una de las 69 comunidades del Tipnis.

Los indígenas que rechazan la ruta presentaron un recurso de amparo constitucional para frenar la consulta, pero el Tribunal de Justicia de La Paz señaló hoy que, para pronunciarse al respecto, los nativos deben hacer primero ocho correcciones en su demanda en las próximas 48 horas.

El dirigente Vargas dijo que espera un fallo favorable de esa Corte para que se suspenda la consulta o supondrá que el Poder Judicial responde a órdenes del Ejecutivo y el Legislativo.