Los tres partidos de la coalición gubernamental griega no lograron en lunes finalizar un importante nuevo paquete de austeridad presupuestaria que exigen los acreedores internacionales para seguir financiando el rescate del país.

Los socios menores de la coalición dijeron que en la reunión encabezada por el primer ministro conservador Antonis Samaras se alcanzó un acuerdo sobre la "estrategia general" que debe tomar el endeudado país, incluyendo que debería obtener una extensión de dos años a sus plazos para aplicar las reformas y medidas de austeridad.

El ministro de Finanzas Yannis Stournaras dijo a periodistas que el gobierno sigue trabajando para identificar qué recortes al gasto deben incluirse en la nueva reducción de 11.500 millones de euros (14.100 millones de dólares) en el presupuesto del 2013-2014, aunque los tres partidos de la coalición han aprobado el grueso del plan.

"Estamos tratando de encontrar la mejor mezcla posible", dijo después de la reunión de dos horas. "Estamos de acuerdo en que se deben encontrar unos 11.500 millones de euros de recorte al gasto, que necesitamos otros dos años y, por supuesto, que nuestro camino es cuesta arriba y difícil".

Stournaras indicó que la decisión final no afectará los esfuerzos del país por buscar una renegociación y sobre todo "no anular la capacidad de Grecia de permanecer dentro de la zona euro".

También el lunes, los inspectores de la deuda de Grecia de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional reanudaron sus encuentros con funcionarios griegos para finalizar detalles de los nuevos recortes y examinar las metas logradas hasta ahora.