El británico Andy Murray y la estadounidense Venus Williams avanzaron el martes a la tercera ronda del tenís olímpico, en una nueva jornada marcada por la pertinaz lluvia caída sobre Wimbledon.

Cuando apenas había comenzado la cuarta fecha de la competición, la lluvia obligó a interrumpir la mayoría de partidos en juego y sólo la Cancha Central pudo seguir con el programa previsto gracias a la cubierta retráctil.

Como ya sucedió el domingo, el tenis volvió a disputarse bajo techo en unos Juegos Olímpicos, algo que no había ocurrido en un siglo.

Murray, tercer preclasificado y finalista en el último Wimbledon, se deshizo con facilidad del finlandés Jarkko Nieminen por 6-2, 6-4 y se enfrentará en tercera ronda al chipriota Marcos Baghdatis, finalista del Abierto de Australia 2006 y quien parece estar viviendo una segunda juventud en Londres.

"He jugado con Andy (Murray) dos veces en la Cancha Central de Wimbledon. No estoy preocupado", dijo Baghdatis. "Obviamente, parte con ventaja, pero hay que salir a la cancha e intentarlo, porque nunca se sabe".

Juventud es lo que también ha recuperado Venus Williams, que persigue en Londres su cuarto oro olímpico en tenis. La mayor de las Williams arrasó por 6-1, 6-3 a la canadiense Aleksandra Wozniak en una hora.

Williams, de 32 años, ganó el oro individual en Sydney 2000 y sumó sendos oros en dobles junto a su hermana Serena en Sydney y Beijing 2008.

"Cada día trato de concentrarme para sacar mi mejor tenis", dijo la mayor de las Williams. "Si hay un momento adecuado para hacerlo, desde luego es ahora".

La lluvia interrumpía la mayoría de los encuentros previstos para el martes, entre ellos el compromiso de segunda ronda entre el argentino Juan Mónaco y el español Feliciano López. Ambos se han enfrentado cuatro veces en el circuito profesional con dos victorias para cada uno.