El ministro brasileño del Deporte, Aldo Rebelo, afirmó hoy que el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016 son "dos grandes oportunidades para el desarrollo" de su país.

"La Olimpiada y el Mundial para nosotros no son solo dos eventos deportivos de gran importancia", explicó Rebelo en una entrevista con Efe en Londres.

El ministro dijo que ambos eventos dejarán un importante legado deportivo, con centros de entrenamiento en todo el país, y además van a permitir la modernización de la gestión de los clubes de fútbol y la mejoría de la liga brasileña.

Rebelo explicó que el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff se ha trazado unos objetivos muy elevados en la organización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro para demostrar que da "mucho valor" al evento.

Rousseff manifestó la semana pasada, durante su visita a Londres, que Río de Janeiro organizará los "mejores" Juegos Olímpicos de la historia, superando a Pekín o Londres.

Asimismo, Rebelo reiteró la confianza en completar todas las obras a tiempo, a pesar de las crecientes críticas del Comité Olímpico Internacional (COI) por la tardanza en el comienzo de los trabajos en el parque olímpico.

"Brasil hizo cosas más importantes y más difíciles que los Juegos. Conocemos y vamos a cumplir nuestras obligaciones. El COI y la prensa cumplen su parte de exigirnos", afirmó.

"Nosotros hacemos nuestra parte, que es acelerar las obras. Estamos trabajando con ahínco", agregó.

El ministro consideró que organizar unos Juegos es "un trabajo complejo, pero que no tiene secreto", porque se hace una vez cada cuatro años.

En relación a la seguridad, Rebelo dijo que en los dos eventos deportivos se movilizará a las Fuerzas Armadas, los diferentes cuerpos de policía y no se contratará a empresas privadas.

La seguridad causó polémica en Londres 2012 porque el Gobierno tuvo que aumentar el contingente de militares destacados después de que la empresa G4S anunciara, semanas antes del inicio de los Juegos, que no podría reclutar a los 10.400 guardias de seguridad privada que pretendía.

Los aeropuertos tampoco causarán trastornos a los viajeros, debido a que se están acometiendo grandes inversiones y porque se pueden utilizar aeropuertos regionales y militares para aumentar la capacidad operativa, según Rebelo.

"Acabamos de organizar en Río la (Conferencia de la ONU) Río+20 con más de cien jefes de Estado y miles de visitantes y no tuvimos ningún problema. El carnaval es todos los años y vienen cientos de miles de turistas", manifestó.

Sobre la oferta de alojamiento para turistas, Rebelo dijo que en Río de Janeiro es donde más falta hace construir nuevos hoteles, aunque los empresarios del sector "no lo ven como un problema".

En ciudades como Manaos, la capital del estado de Amazonas, el Gobierno pretende usar cruceros transatlánticos para alojar a parte de los turistas durante el Mundial, según confirmó el político.

El Gobierno actuará contra aquellos hoteleros que cometan "abusos" en los precios aprovechando el Mundial y los Juegos, al igual que ocurrió durante la Río+20, el pasado junio.

"Se faltó al respeto a los turistas y al Gobierno con la elevación disparatada del precio de los hoteles. Entonces tomamos medidas. Vamos a actuar en todas esas situaciones de abusos", aseveró.

El ministro también se mostró abierto a reutilizar algunas instalaciones deportivas temporales que están siendo utilizadas en Londres 2012.

"De lo que Londres pueda ofrecernos, todo lo que sea ventajoso para Brasil y para Londres, lo podemos adoptar como una posibilidad", comentó.